El Consejo de Investigación de Gartner anuncia una nueva era de productividad digital

  • 332
El Consejo de Investigación de Gartner anuncia una nueva era de productividad digital
Tamaño letra:

A medida que las organizaciones aprovechan los beneficios de la transformación digital, surgen nuevos retos.

Aunque la transformación digital ha supuesto el aumento del protagonismo de las tecnologías digitales en las industrias tradicionales, en la próxima era el protagonismo de las tecnologías digitales será cada vez menor, según el Consejo de Investigación de Gartner. Sin embargo, esto no es un signo del declive de lo digital, sino un requisito previo para que las tecnologías digitales se conviertan en un motor sostenible de prosperidad económica.

Durante esta nueva era, el bombo digital se apagará, la especulación retrocederá y el capital financiero se volverá a acoplar al "capital de producción" -es decir, los activos reales que crean productos y servicios-, que comenzará la tarea de poner en funcionamiento la nueva tecnología digital.

"A medida que la exageración en torno a la digitalización se desvanece y las estrategias impulsadas por el miedo a la disrupción digital se disipan, comenzaremos a ver mejores decisiones empresariales que conduzcan a la inversión real en activos productivos, a las ganancias de productividad, al crecimiento del PIB y a la mejora de los niveles de vida en todo el mundo", dijo Ed Gung, Vicepresidente Gerente de Investigación del Consejo de Investigación de Gartner.

"En otras palabras, después de la transformación digital viene una época de cosecha de valor, una era en la que las organizaciones recogen los beneficios de productividad de los arduos cambios que han realizado en sus negocios", dijo Gung. "Sin embargo, la palabra 'digital' perderá el significado talismán que tuvo durante gran parte de las dos últimas décadas. Las expectativas cambiarán y surgirán nuevos retos para los líderes tecnológicos."

Los expertos del Consejo de Investigación de Gartner han identificado cuatro señales principales que anuncian esta nueva era. Entre ellos se encuentran:

Las tecnologías digitales se vuelven omnipresentes, pero se desvanecen en el fondo

A medida que las redes digitales, la conectividad "siempre activa" y los dispositivos inteligentes se vuelven omnipresentes y comunes, la informática simplemente se desvanecerá en el fondo, volviéndose tan discreta como el termostato tonto o el interruptor de la luz. La tecnología omnipresente plantea cuestiones críticas para las grandes empresas. Por ejemplo, cuando la tecnología digital esté a la vez "en todas partes" y sea menos prominente, ¿disminuirá la importancia del patrimonio informático? ¿Cómo pueden las empresas asociadas atender mejor a los clientes que ya no toleran el mal funcionamiento o la latencia de la tecnología? ¿Y cuál será el impacto en los modelos de monetización cuando los "globos oculares" dejen de ser relevantes?

Los negocios digitales se generalizan, pero también se vuelven irrelevantes

A medida que la tecnología digital se integre en el funcionamiento de todas las partes del negocio, "digital" dejará de ser un modificador útil. En lugar de "convertirse en empresas tecnológicas", las empresas de éxito, dirigidas por sus líderes digitales más vanguardistas, han ido injertando las tecnologías digitales en los negocios tradicionales. Con el tiempo, la tecnología digital se convertirá en una dimensión más en la que compiten las empresas, como las redes de distribución, los activos de capital, los derechos de exploración, las relaciones con los clientes, los contenidos, etc.

Los gigantes digitales se regulan, pero acaban siendo superados por la competencia

La era digital ha estado dominada por un puñado de empresas. En enero de 2022, cinco empresas tecnológicas valían colectivamente casi 10 billones de dólares. Eso es casi una cuarta parte de la capitalización de mercado combinada de 41,8 billones de dólares de todo el S&P 500. Cada vez son más las voces que reclaman algún tipo de acción antimonopolio contra una o varias de estas empresas. Mientras los reguladores vacilan sobre cómo frenar el poder de mercado de las grandes empresas tecnológicas, estos superpoderes de Internet pueden ser destruidos por la competencia. A medida que el mercado de la tecnología se fragmenta y verticaliza, el conocimiento de los dominios es cada vez más crítico para el éxito, y las empresas que mejor combinen la experiencia tecnológica con el conocimiento de los dominios ganarán ventaja.

El riesgo tecnológico aumenta, pero las organizaciones vuelven a centrarse en la resiliencia

A medida que las tecnologías digitales se arraigan en las operaciones empresariales y gubernamentales, en las infraestructuras y en la vida cotidiana de las personas, los riesgos aumentan, y la gestión de los riesgos empresariales será más compleja que nunca. El enfoque en la optimización y la eficiencia, tanto dentro de las empresas como entre ellas, ha llevado a una interdependencia económica mundial extrema, lo que, a pesar de sus méritos, significa que un solo evento adverso puede causar profundas conmociones en otros lugares. Sin embargo, las redes digitales pueden ser optimizadas para la resiliencia al igual que la eficiencia. La resiliencia -la capacidad de sobrevivir a un choque, recuperarse y crecer rápidamente después- es una fuente de considerable ventaja competitiva en un mundo radicalmente incierto. (Gartner)

Noticias relacionadas
Imagen: Information Services Group

Según un informe de ISG, la adopción de la nube privada/híbrida se extiende a todo tipo de empresas

Te invitamos a leer nuestros artículos más relevantes sobre el Internet de las Cosas en español y a suscribirte al boletín para recibirlo directamente en tu buzón.