El medio digital de actualidad sobre el Internet de las Cosas que forma e informa
PUBLICIDAD

El mercado del coche conectado valdrá 26.400 millones de dólares en 2030

  • 605
El mercado del coche conectado valdrá 26.400 millones de dólares en 2030 Imagen: MarketsandMarkets
Tamaño letra:

Según el informe de investigación 'Connected Car Market (by Service ICE & EV, Market, Network, Form, Transponder, Hardware and Region - Global Forecast to 2030)' publicado por MarketsandMarkets, se estima que el mercado global de coches conectados crecerá de 12.400 millones de dólares en 2024 a 26.400 millones de dólares en 2030, con una CAGR del 13,3%.

Las iniciativas gubernamentales para el desarrollo de redes de transporte inteligentes y la tendencia creciente de soluciones de conectividad en el vehículo son dos factores que influyen en el crecimiento del mercado mundial del coche conectado. Además, la demanda de los consumidores de una experiencia de conducción más segura, cómoda y entretenida es un motor importante. Esto se alinea con las normativas de seguridad más estrictas y el apoyo gubernamental a la tecnología de los coches conectados. Los avances en la infraestructura 5G son cruciales para habilitar funciones como las actualizaciones de tráfico en tiempo real y la conducción autónoma. En consecuencia, se prevé que el mercado de los coches conectados se desarrolle significativamente.

ECU es el segundo mayor mercado en el mercado de coches conectados para el segmento de hardware.

La unidad de control electrónico (ECU) es un componente crítico en el hardware de los coches conectados, ya que desempeña un papel central en la gestión de diversas funciones y sistemas dentro del vehículo. La importancia de la ECU radica en su capacidad para procesar y controlar datos procedentes de diferentes sensores y subsistemas, garantizando un funcionamiento sin fisuras y la coordinación de las funcionalidades avanzadas del vehículo. Los coches conectados modernos suelen tener varias ECU dedicadas a tareas específicas, como el control del motor, el control de la transmisión, el infoentretenimiento y los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS). Por ejemplo, el Audi A8 cuenta con más de 90 ECU que gestionan todo, desde la cadena cinemática hasta las funciones de seguridad avanzadas, lo que ilustra la complejidad y la integración necesarias para el funcionamiento de los vehículos modernos. Teniendo en cuenta los últimos avances, Robert Bosch (Alemania) inauguró en julio de 2022 una nueva planta de semiconductores. Dresde significa una inversión sustancial en la producción de ECU para vehículos conectados y eléctricos, mostrando el compromiso de la industria con la mejora de la electrónica del automóvil. Del mismo modo, la expansión de la producción de ECU de Visteon (EE. UU.) en Marruecos en septiembre de 2021 pone de relieve la creciente demanda de ECU sofisticadas en las regiones de Europa y el norte de África, lo que refleja el enfoque de la industria en satisfacer las necesidades cambiantes de las tecnologías de los coches conectados.

Las asociaciones y adquisiciones estratégicas subrayan aún más la importancia de las ECU para impulsar la innovación y la competitividad en el mercado de los coches conectados. La colaboración de Continental (Alemania) con el Automotive Edge Computing Consortium (AECC) (Alemania) y la adquisición de Wind River (EE.UU.) por parte de Aptiv (EE.UU.) en diciembre de 2022 demuestran un esfuerzo concertado para hacer avanzar las tecnologías de ECU y las plataformas informáticas para vehículos conectados. Además, la asociación de Nvidia (EE. UU.) con Mercedes-Benz (Alemania) para desarrollar vehículos definidos por software, aprovechando el avanzado SoC DRIVE Orin de Nvidia como ECU central, muestra el impulso de la industria hacia la conducción autónoma impulsada por IA y las capacidades mejoradas de los coches conectados. Una de las razones clave por las que el mercado de las ECU es el segmento de mayor crecimiento en el mercado de los coches conectados es la creciente complejidad y sofisticación de los sistemas de automoción. A medida que los vehículos se vuelven más avanzados, crece el número de funciones controladas por las ECU, lo que conduce a una mayor demanda de estas unidades. El auge de las tecnologías de conducción autónoma y ADAS ha espoleado principalmente la necesidad de ECUs de alto rendimiento capaces de procesar grandes cantidades de datos en tiempo real. Por ejemplo, el ordenador de conducción autónoma total (FSD) de Tesla se basa en múltiples ECU para gestionar las entradas de las cámaras, el radar y los sensores ultrasónicos, tomando decisiones rápidas y precisas para garantizar un funcionamiento seguro y eficiente del vehículo.

En conclusión, las inversiones, ampliaciones, asociaciones y adquisiciones en el segmento de las ECU ponen de relieve el papel fundamental que desempeñan en la configuración del futuro de los coches conectados. A medida que la tecnología del automóvil evoluciona rápidamente, las ECU seguirán estando a la vanguardia de la innovación, permitiendo que los vehículos ofrezcan funciones avanzadas, sistemas de seguridad mejorados y una conectividad sin fisuras. El interés de la industria por mejorar las capacidades de las ECU refleja el compromiso de ofrecer soluciones de vanguardia que satisfagan las demandas de un ecosistema automovilístico conectado e inteligente, impulsando el crecimiento y la evolución del mercado del coche conectado.

Las redes celulares representan el segmento de mayor crecimiento para el mercado del coche conectado en el segmento de redes.

La conectividad celular, en particular 3G/4G y 5G, está siendo cada vez más adoptada por los fabricantes de automóviles para soluciones de coche conectado incorporadas e integradas debido a varias ventajas clave sobre DSRC. Una de las principales razones es la capacidad de aprovechar la infraestructura celular existente, lo que permite a los fabricantes de automóviles utilizar la red ya desplegada y evitar los costes de instalación de hardware DSRC dedicado. Esto hace que la telefonía móvil sea una solución más rentable para las aplicaciones de coches conectados, ya que los fabricantes pueden integrar los módulos necesarios en sus vehículos. Otra ventaja significativa de la conectividad celular es su mayor seguridad y fiabilidad. Cellular V2X (C-V2X) puede proporcionar una mayor capacidad y reducir la posibilidad de interrupciones en el servicio, garantizando una comunicación fiable para aplicaciones críticas de seguridad. C-V2X también ofrece un rango de comunicación más amplio, lo que permite aplicaciones avanzadas como la comunicación vehículo-casa (V2H) y vehículo-nube (V2C). Por ejemplo, Tesla ha estado utilizando la conectividad celular para proporcionar actualizaciones por aire y diagnósticos remotos para sus vehículos, lo que demuestra el potencial de la tecnología celular para mejorar la experiencia del coche conectado.

La conectividad celular también ofrece compatibilidad y comodidad a los fabricantes de automóviles. C-V2X puede integrarse fácilmente en los vehículos, ya que es compatible con tecnologías celulares existentes como 4G/LTE y 5G. Esta compatibilidad permite una integración perfecta con los sistemas de comunicación existentes en el vehículo, lo que reduce la complejidad de la implementación. Las redes celulares ofrecen escalabilidad e interoperabilidad, ya que el 5G puede ejecutarse en torres de telefonía privadas, lo que lo hace más escalable. El 5G también ofrece más interoperabilidad a largo plazo, ya que puede utilizarse para diversas aplicaciones de ciudades inteligentes e IoT. Por ejemplo, Volvo se ha asociado con AT&T para proporcionar conectividad celular en sus vehículos, lo que demuestra el compromiso del fabricante de automóviles de aprovechar la tecnología celular para sus soluciones de coche conectado. Aunque los costes iniciales de despliegue de C-V2X pueden ser más elevados que los de DSRC debido a la complejidad de la tecnología celular y a sus exigentes requisitos, las ventajas a largo plazo de la conectividad celular la convierten en una opción atractiva para los fabricantes de automóviles. El potencial de las aplicaciones avanzadas, como la conducción autónoma y la comunicación vehículo a todo (V2X), es otro factor que impulsa la adopción de la tecnología celular en el mercado del coche conectado. A medida que las redes celulares continúen evolucionando y el 5G esté más ampliamente disponible, se espera que la adopción de la conectividad celular en automóviles conectados incorporados e integrados crezca aún más, dando forma al futuro de la industria automotriz.

Norteamérica es la segunda región más grande en el mercado de coches conectados.

Norteamérica es el mayor mercado de coches conectados, impulsado por una infraestructura tecnológica avanzada, una sólida presencia de la industria del automóvil, una elevada demanda de los consumidores y un entorno normativo favorable. Teniendo en cuenta las ventas de vehículos en Norteamérica, el número de automóviles vendidos en Estados Unidos pasó de 14,4 millones en 2022 a 16,1 millones en 2023, en el que las ventas de automóviles de categoría premium (E, F y SUV - E) pasaron de 1,6 millones en 2022 a 1,8 millones en 2023, un aumento del ~12,1%. Además, las ventas de automóviles del segmento D en EE.UU. aumentaron un 4%, pasando de 4,1 millones de unidades en 2022 a 1,5 millones en 2023. La mejora de los sistemas celulares V2X, los sistemas telemáticos, la optimización dinámica de rutas, el Wi-Fi y el acceso a Internet en el coche, y las actualizaciones de software por aire para berlinas y vehículos premium son solo algunas de las tecnologías disponibles en estos coches de gama alta.

Además, la fuerte presencia de grandes fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas en Norteamérica impulsa aún más el crecimiento del mercado del coche conectado. Los principales fabricantes de automóviles, como General Motors, Ford y Tesla, están a la vanguardia de la integración de funciones avanzadas de conectividad y están invirtiendo mucho en tecnologías de conducción autónoma y conectividad. Por ejemplo, Ford tiene previsto invertir 29.000 millones de dólares en vehículos autónomos y eléctricos hasta 2025. Además, empresas como Tesla, conocida por sus sistemas Autopilot y Full Self-Driving (FSD), que se basan en una amplia conectividad y procesamiento de datos en tiempo real, establecen un alto estándar para las tecnologías de conducción autónoma. Del mismo modo, los modelos Cadillac de General Motors cuentan con el sistema Super Cruise, que utiliza mapas de alta definición y GPS para la conducción manos libres en autopistas. FordPass Connect de Ford ofrece arranque remoto, seguimiento de la ubicación del vehículo e integración de dispositivos domésticos inteligentes, ejemplificando la convergencia de las tecnologías de automoción e IoT. Estas innovaciones demuestran el compromiso de los fabricantes de automóviles norteamericanos con el desarrollo de tecnologías de vanguardia para coches conectados.

Los organismos reguladores de Norteamérica han tomado medidas proactivas para fomentar la adopción de tecnologías de coches conectados. El Programa de Despliegue Piloto de Vehículos Conectados del Departamento de Transporte de EE.UU. ha incentivado a los fabricantes de automóviles a incorporar funciones de conectividad, reconociendo el potencial de mejora de la seguridad y la eficiencia. Han surgido nuevas normativas de seguridad como la norma ANSI/UL 4600 para vehículos autónomos, centrada en la Seguridad de la Funcionalidad Prevista (SOTIF). Actores clave como Waymo de Google y Apple están influyendo en el mercado a través de lanzamientos de productos innovadores y asociaciones. Además, importantes fusiones y adquisiciones, como la adquisición de Mobileye por parte de Intel por valor de 15.300 millones de dólares, están reconfigurando el panorama mediante la integración de tecnologías avanzadas de IA y sensores en las plataformas de vehículos. Estos avances ponen de relieve un cambio dinámico hacia experiencias automovilísticas más inteligentes, seguras y conectadas en el mercado estadounidense.

Los sistemas integrados en los automóviles son particularmente frecuentes en EE.UU., impulsados por la avanzada infraestructura y la demanda de los consumidores de características de alta tecnología. La integración de sistemas integrados permite funciones sofisticadas como ADAS, diagnósticos en tiempo real y actualizaciones por aire (OTA). Vehículos como el Ford F-150 vienen equipados con FordPass Connect, que ofrece funciones como el arranque a distancia, el seguimiento de la ubicación del vehículo y la integración con dispositivos domésticos inteligentes. Del mismo modo, los sistemas integrados de Tesla permiten actualizaciones continuas de software y mejoras de las funciones Autopilot y FSD, lo que garantiza que los vehículos se mantengan al día con los últimos avances tecnológicos. Por lo tanto, América del Norte se posiciona como el mayor mercado de coches conectados, impulsado por una infraestructura tecnológica avanzada, una sólida presencia de la industria automotriz, una alta demanda de los consumidores y marcos regulatorios de apoyo.

Principales actores

Los principales fabricantes del mercado de coches conectados son Continental AG (Alemania), Robert Bosch GmbH (Alemania), Harman International (EE.UU.), Airbiquity (EE.UU.) y Visteon (EE.UU.). (MarketsandMarkets)

PUBLICIDAD
También te puede interesar...

El mercado de los edificios inteligentes alcanzará los 570.020 millones de dólares en 2030

Imagen: IoT Analytics

El mercado mundial de conectividad IoT celular alcanzó los 15.000 millones de dólares en 2023, con el 5G listo para impulsar un crecimiento aún mayor

Imagen: MarketsandMarkets

El sector de los sistemas de transporte inteligentes valdrá 70.700 millones de dólares en 2029

El mercado del IoT por satélite valdrá 2.480 millones de dólares en 2031

Imagen: Vodafone

Vodafone España lidera el mercado de IoT con más de 7,37 millones de líneas activas en 2024

Imagen: MarketsandMarkets

El sector del Building Twin valdrá 13.300 millones de dólares en 2029

Imagen: Berg Insight

Las plataformas de visibilidad del transporte en tiempo real se popularizan

Imagen: Berg Insight

El valor del mercado de TMS en Europa y Norteamérica alcanzará los 5.000 millones de euros en 2028

PUBLICIDAD